Limpiar el motor de tu coche es una tarea  de mantenimiento que hay que realizar en determinados momentos ya que un motor sucio genera problemas al disipar el calor y su funcionamiento no será el adecuado.

Por eso, y para que se mantenga limpio, desde Motor Arjona te contamos unos sencillos pasos para que esta parte del vehículo se mantenga igual que el primer día.

Sigue estos pasos para limpiar el motor de tu coche

La limpieza del motor del coche se divide en diferentes pasos, síguelos con precaución y así evitarás la corrosión o cualquier problema que provenga de la suciedad.

  1. Cuidado con rayar tu vehículo y comprueba la temperatura

Cubre con una toalla o trapo las zonas del coche en las que te vas a apoyar durante la limpieza para no rayarlo. Una vez esté cubierto, has de comprobar su temperatura.

Lo normal es proceder a la limpieza con el motor o frío o templado, pero en algunos casos es necesario hacerlo a altas temperaturas como, por ejemplo, si lleva mucho sin limpiarse. Así, cuanta más temperatura haya, mejor se eliminará la suciedad.

Cuando ya hayas comprobado la temperatura, puedes utilizar una máquina de aire a presión para eliminar suciedad de la carrocería que se mantiene oculta por el capó, como hojas, polvo…

  1. Presta especial atención a zonas delicadas 

Este es uno de los pasos esenciales. Tienes que cubrir con plástico y cinta aislante las zonas del motor más delicadas para impedir que les entre agua. Elementos como batería, distribuidor, carburadores o filtros, han de estar completamente tapados.

limpiar motor coche, motor coche, como limpiar motor coche, limpieza motor coche

  1. Moja el motor y aplica limpiador

A continuación tienes que mojar el motor  sin agua a presión sin brusquedad y de forma repartida por todas sus partes. Una vez que el motor esté húmedo tienes que aplicar un limpiador de uso múltiple y repartirlo por todas las zonas con una brocha.

Has de saber que es importante que el limpiador esté distribuido por todo el motor antes de que se evapore o se seque sobre cualquier elemento, de ahí la importancia de mantenerlo húmedo.  Si te encuentras con zonas más complicadas de acceder, te aconsejamos usar pinceles más finos.

Cuando esta acción esté completada, has de mojar todo de nuevo para acabar con la limpieza.

  1. Secado

Una vez que hayas realizado todo lo anterior, ha llegado el momento de secar el motor. Lo puedes hacer con aire o con toallas, siempre asegurándote de que quede todo seco.

  1. Retira los plásticos

¿Recuerdas los plásticos que impermeabilizaban ciertas partes del motor? Pues es el momento de retirar esos plásticos teniendo cuidado para no derramar el agua que aún tienen. Para asegurarte de que todo está bien seco, es aconsejable pasar una toalla para comprobar que todo está seco y el agua no ha alcanzado ninguna parte.

  1. Abrillantar y esperar

Cuando toda la zona esté seca, puedes pasar un abrillantador en  partes con plásticos para que reluzcan más tras la limpieza.

Si quieres encender el motor, espera. Es aconsejable esperar un par de horas después de la limpieza para hacerlo. Una vez transcurrido ese tiempo, arranca el coche y déjalo encendido dos o tres minutos, así percibirás cualquier tipo de ruido extraño si la limpieza no ha sido la correcta.

Si sigues estos pasos, el motor de tu coche brillará como el primer día y lo habrás protegido de la corrosión y de averías. Y si esto te parece complicado, no te preocupes, ven a Motor Arjona y los técnicos de nuestro taller mecánico cuidarán de tu coche y limpiarán tu motor a la perfección.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario